UP, lo más arriba que ha llegado Pixar

| 19.8.09

Terminado el periplo americano postmatrimonial, vuelvo a la carga antes de volver al curro. Ayer me fui al cine a ver la última (una vez más) maravilla de Pixar: UP. Es increible cómo en estos tiempos solo se puede confiar en la factoria de Lasseter para obtener una obra maestra al año. Ni el señor Eastwood, ni mi adorado Allen, nadie ofrece tantisimas garantias como los señores de Pixar. Cuando te crees que han hecho su mejor obra, llega el año siguiente y te sorprenden con una aún mayor. Ratatouille, Los Increibles, Wall-e... ¿Tengo que seguir? Con tantas obras maestras hasta se les perdona el tropiezo de Cars.
Ya el año pasado hicieron una obra maestra del cine "casi mudo" injustamente olvidada en la última gala de los oscars. Seguramente con Up ocurra lo mismo y se tenga que conformar con el Oscar a la mejor pelicula de animación. Lo que no cabe duda (al menos eso espero) es que al ser este año 10 las nominadas a mejor pelicula, Up va a ser (o al menos debería ser) una de ellas. Mi gozo en un pozo seria si además, la excelente música de Michael Giacchino se llevara la estatuilla... Pero bueno, dejemos de soñar y vamos al lio.

Up comienza con lo que, desde "Los increibles" se ha convertido en todo un clásico dentro de la facoría Pixar: Un noticiero antiguo que pone en antecedentes al espectador con respecto a lo que va a ver en pantalla. Tras esta introducción viene uno de los mejores prólogos que he visto en una pantalla grande en mucho, mucho tiempo. Unos 5 minutos de cine mudo que cuentan una de las más bellas historias de amor, y que se encuentra desde ya en ese olimpo de las "secuencias mágicas de la historia del cine". Conmovedor, perfecto en cuanto a ritmo, guión y fuerza visual (brutal el plano de la consulta del ginecólogo) y lo que es más importante: Imprescindible para entender todo el sentido final de la película.
Tras el fundido a negro, y aún con los vellos de punta por lo que acabamos de ver, es donde empieza la verdadera película; la historia de Carl Edriksen, un viejo gruñon cascarrabias dispuesto a cumplir el sueño de infancia de su difunta esposa. Bonito argumento, lo sorprendente es que esta historia se marca dentro de un género que en principio no le pega nada; La Aventura. La película mantiene durante todo su metraje (especialmente desde la llegada a Sudamérica) el tono de clásicos como toda la saga de Indiana Jones, o joyitas ochenteras como "La joya del nilo". Si a esto sumamos la aparición de Rusell, un joven explorador que recuerda enormemente a Tapón (El templo maldito) pero pasado de chocolate...
Sin duda el gran acierto de Up es su tono, a medio camino entre la Aventura más clásica y el drama social (en serio) que hace que la película cumpla a la perfección con la máxima del tio Walt Disney ("En toda película debe haber una lágrima por cada risa").
Poco importa el exceso de fantasía del guión. No se si por ser animación, si por su look infantil, o por sus personajes casi caricaturescos... o si por esos primeros minutos que ya te han ganado... La cosa es que te crees perfectamente que ese viejo vendedor de globos sea capaz de levantar su casa con globos de helio. La fantasía que rodea toda la película es 100% verosimil.
Como ya he comentado, camuflada de película de aventuras (que hará las delicias de los más pequeños, sobre todo desde la llegada a sudamérica) se esconde una historia sobre el paso del tiempo, los sueños de juventud incumplidos y, sobre todo, sobre lo importante de saber aprovechar lo que la vida te da. El final de Up hace aún más grande aquella máxima de John Lennon que decía que "la vida es aquello que te pasa mientras tu te empeñas en hacer otros planes". Cualquier adulto con dos dedos de frente disfrutará esta maravilla del séptimo arte, que reivindica una vez más al cine de animación como el último reducto de la libertad cinematográfica.
Pero es que además de todas estas bondades, además de una historia coherente, unos diálogos divertidos, unos personajes carismáticos, unos secundarios graciosísimos (¡¡ardilla!!) y un villano a la altura de la historia y (por fin, cuanto tienen que aprender los de hollywood de los chicos de Pixar) con unas motivaciones fuertes y claras; además de todo ésto, Up se cierra con un bellísimo plano que resume toda la historia a la perfección, que cierra el círuclo que abrió aquel hermoso prólogo y que hace que te vayas a casa con una sonrisa en los labios. (En realidad no recuerdo si es o no el último plano pero se que fue el último que se quedó en mi cabeza, y quien haya visto la peli sabe a cual me refiero).

PD 1: Pude ver la película en 3D, por fin con una gafas activas. La experiencia: Mucho mejor que con las pasivas. Pero aún así sigue sin convencerme esto de ver películas en 3d. Supongo que todo será acostumbrarse. Me marea un poco y hay veces que los artificios despistan de la historia (aunque en Up no es el caso, las 3d están muy bien integradas, ayudando a contar la historia)

PD 2: Otro clásico de Pixar. La pelicula comienza con un excelente corto que, si bien no está a la altura de la obra maestra del Slaptick que fué Presto, es una excelente y divertidisima introducción a la peli, y un guiño al publico mayoritario de Pixar: Los niños.
Aqui podéis verlo. Pero por favor, id a ver Up. Y en pantalla grande.


0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.